DESPOTISMO ILETRADO

“No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia.” Montesquieu

Y Montesquieu tenía razón.

Él que se convirtió en el referente del Despotismo Ilustrado y su obra “ El espíritu de las leyes” en  el ideario político de aquella nueva generación, tenia toda la razón; si además de déspotas (tiranos) son iletrados ( analfabetos, que dice la RAE) se produce la cuadratura del círculo.

Los déspotas iletrados,  suelen ser paternalistas e idiotas morales, término acuñado por Norbert Bilbenyprofesor de Ética en Barcelona-, que observa que los idiotas morales no tienen juicio práctico, admiten que el fin justifica los medios y lo peor: no logran usar la capacidad de pensar, de la que, sin duda, están capacitados. Saben lo que están haciendo, pero son incapaces de sentir emociones. Bilbeny asegura que tienen los “ojos abiertos pero los sentidos cerrados”; toda una paradoja porque pueden ser inteligentes, pero no piensan – lo cual mejora la “especie”-  porque pertenecen a una especie, poco estudiada, pero muy abundante entre nuestra fauna.

Estos personajillos narcisistas tiene cierta tendencia a confundirse con “Déspotas ilustrados”, sin saber muy bien a qué se están queriendo asemejar.   Sin saber que el Despotismo Ilustrado es un concepto político del siglo XVIII, que se enmarca dentro de las monarquías absolutas y que incluye las ideas filosóficas de la Ilustración, según las cuales, las decisiones del hombre son guiadas por la razón… y razón es lo que casi siempre les falta: razón, razones y LA RAZÓN.

Lo que estos chiquilicuatres de postín no sé si saben, porque quizás ni acuden a la Wikipedia -de la que bebemos casi todos- es que tienen algunas semejanzas con esos monarcas absolutos: su inoperancia, su insolencia, su absolutismo iletrado y su dictadura benevolente, eso sí,  todo hecho con paz, amor y buen rollito y un “cuanto te quiero”,“ cómo vales”, y “ sin ti, sin tu trabajo nada sería igual” (obviedad que da pereza hasta explicarles).

A veces, esta gentecilla pasa desapercibida y mal que bien desempeñan un papel secundario y discreto. Lo malo es cuando el “poder” llama a su puerta (como Avón), se revisten del “cargo” y deciden que “ ellos lo valen”. Pobres de los que estén al lado o bajo su estrenado mando…

Es casi un axioma que los mediocres se rodean de mediocres, aunque todos conocemos casos, los menos, de mediocres sensatos que se rodean de personas que suplen sus carencias, porque su objetivo no es brillar ellos , sino sacar adelante el proyecto para el que están trabajando, pero desafortunadamente son los menos.

Este déspota iletrado y paternalista es sumiso y servil con el superior- es su única manera de sobrevivir- y tirano con el inferior; convierte al colaborador en súbdito, le encanta el halago fácil, divide para “vencer”, manda en vez de  dirigir, es ineficiente, ineficaz, pero siempre será otro el responsable, cara al superior, de su incapacidad, porque aunque Murphy ( el de las Leyes) se empeñe en que todas las calabazas flotan, hay gentecilla cuya incompetencia, inoperancia, indolencia y desinterés consigue hundir hasta las calabazas… Y son tantos y crecen y se reproducen con tanta rapidez que si llevaran la cabeza pintada de rojo el mundo parecería un campo de amapolas…

Os propongo un juego: Mirad, observad a vuestro alrededor, en vuestra vida, en vuestro trabajo y contad el número de “amapolas” que encontráis… ¡Yo no acabo nunca de sorprenderme…!

Y esta noche “Los Goyas”, espero que se hagan realidad todas las esperanzas que hay puestas en No habrá paz para los malvados

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE, PERSONAL. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a DESPOTISMO ILETRADO

  1. José Luis ZG dijo:

    Te lo juro compañera, no debía de leerte, no debía de leerte, y sin embargo te leo (o algo así)
    Y tú, has encontrado muchas amapolas?
    Saluditos.
    José Luis

  2. Aitor González dijo:

    El poder… el poder es una cosa que se vende muy bien a aquellos que no tienen ambición en crear algo, o hacer las cosas mejor, y que como dices, son “idiotas morales”, que piensan, pero se aburren, y como el diablo, se dedican a matar moscas con el rabo, eso si, con sueldazos de infarto, mientras que alguien que si tiene intereses reales, se aprovecha. No soy psicologo ni nada por el estilo, pero estos “idiotas morales” deben de ser gente triste y vacía, a las que se las puede llenar con facilidad. Aun sientiré pena por ellos.

    Por cierto, me encanta el término.

    Un saludo.

    • Los que yo me cruzo en el camino son “fáciles”,si muy fáciles.No han leído a Cicerón y no saben que todo fluye,nada permanece y que eterno y total son términos a usar poquito, igual que siempre y nunca.
      Si, Aitor es un buen término.
      Saludos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s